«La iglesia, casa de Dios, es el lugar propio de la oración litúrgica de la comunidad parroquial. Es también el lugar privilegiado para la adoración de la presencia real de Cristo en el Santísimo Sacramento» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2691).

Oración personal

Las puertas de nuestra iglesia están abiertas varias horas al día. Son una invitación a detenerse, a entrar y dedicar un tiempo a la oración personal. Es una casa de oración, en la que todos, también quien pasa ocasionalmente, podemos dedicar un tiempo a estar con el Señor.

Oración comunitaria: Vigilias, conferencias cuaresmales, …

Para conocer las fechas exactas, consultar la agenda.